POEMA: La mujer que camina.

La mujer que camina delante de su sombra.
Aquella a quien precede la luz como las aves
a las celebraciones del solsticio.
la que nada ha guardado para sí
salvo su juventud
y la piedra engarzada de las lágrimas.
Aquella que ha extendido su pelo sobre el árbol
que florece en otoño, la que es dócil
a las insinuaciones de sus hojas.

La mujer cuyas manos son las manos de un niño

la que es visible ahora en el silencio,
la que ofrece sus ojos
al animal oscuro que mira mansamente.
la que ha estado conmigo en el principio,
la mujer que ha trazado
la forma de las cosas con el agua que oculta. 


Basilio Sánchez

LOS COMPONENTES DE NUESTRA NUTRICIÓN

La clave de la belleza y la salud está en una dieta equilibrada que contenga la proporción adecuada de nutrientes básicos como los hidratos de carbono 50% de la dieta diaria, las grasas 35%, y las proteínas 12%. Sin olvidar otras sustancias fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo como las vitaminas, los minerales el agua y la fibra.

LOS HIDRATOS DE CARBONO: Son el mejor carburante corporal. Las féculas y los cereales contienen buen nivel.

LAS GRASAS: Aportan energía concentrada e intervienen en la síntesis de “mensajeros” químicos como las hormonas. Se pueden consumir en forma liquida, como los aceites, o solida, como las que están, por ejemplo, en carnes y pescados.

PROTEÍNAS: Sustancias necesarias para la restauración de los tejidos y órganos del cuerpo. presentes en carnes, pescados, quesos, huevos y legumbres, entre otros.

LAS VITAMINAS: Regulan procesos esenciales de transformación.

LOS MINERALES: Participan en la regulación de nuestro organismo y en la formación de algunas estructuras óseas.

AGUA: Componente esencial, imprescindible para el buen funcionamiento de los órganos y de los procesos metabólicos.

LAS FIBRAS: No se digieren, pero facilitan la actividad intestinal.

Revista UN CUERPO 10, colección WOMAN práctica, editorial formentera grupo zeta