Dieta de la “Chela ” para bajar hasta 5 kilos en un mes.

Imagen de tookapic en Pixabay

Internet no se cansa de innovar con los remedios cada vez más extraños para perder peso de forma rápida y además deliciosa. Después que se hiciera popular la dieta del vino, ahora viene una que incluye en tomar de forma regular otra de tus bebidas favoritas: La cerveza. 

Múltiples estudios publicados recientemente ha confirmado que beber cerveza es bueno para la salud, no solo ayuda a prevenir enfermedades del corazón por ser una fuente de minerales, vitaminas, fibra, potasio y magnesio, si no que también ayuda aretrasar el envejecimiento y darle brillo a tu pelo. Pero, ¿cómo es que también nos ayuda a perder peso? 

Muy sencillo, no es un secreto que cada que tomas cerveza inevitablemente tienes que ir a baño en cuestión de unos minutos. Esto se debe a sus propiedad diuréticas, las cuales te ayudarán a perder peso si estás reteniendo líquidos, pero además esta dieta promete perder kilos quemando calorías. 

¿En qué consiste? 

Para cumplir con la promesa de bajar hasta 5 kilos en un mes, la dieta solo te pide consumir diario un vaso de 500 ml de cerveza en la temperatura más fría que puedas, casi helada. Mientras que el resto del día lleves una alimentación normal sin abusar de grasas o carbohidratos. ¡Y voilá! Una solución rápida, deliciosa, fácil y efectiva de perder peso. 

¿Por qué funciona?

Basándose en las leyes de la termodinámica, plantean que la ingesta de 500 ml de cerveza a 0ºC cada día implicaría un gasto de 18,500 calorías en nuestro cuerpo para elevar 500 gramos de esta bebida de 0º a 37º.

En otras palabras, nuestro cuerpo quemará calorías elevando la temperatura de la cerveza a nuestra temperatura corporal sin limitarnos en las comidas ni realizar esfuerzos físicos, pues solo con un vaso puedes quemar muchas más calorías que haciendo ejercicio.

¿Es recomendable? 

La respuesta es NO. Es importante recordar que la cerveza al final es una bebida alcohólica que se debe consumir con moderación y aunque tiene muchos beneficios, no es recomendable beberla de forma diaria. 
Por otro lado, 500 ml de cerveza aportan alrededor de 200 Kcal lo que es igual a 200,000 calorías. Lo que quiere decir que aunque la medición sea correcta y quemes 18,500 calorías con un vaso frío de cerveza, el balance energético sigue siendo positivo.

Fuente: Cultura Colectiva

Acciones para cuidar el medio ambiente en casa

Cuidar el medioambiente no requiere grandes acciones, sino que desde tu propia casa puedes hacer muchos pequeños gestos para contribuir a su protección. Además, si tienes hijos, serás su referente, por lo que aprenderán viendo lo que haces e imitándolo.

La idea es que te conciencies tú y que enseñes a tus hijos principios y valores para cuidar el planeta en el que viven, los animales, los árboles y las plantas y todos los recursos naturales. Te proponemos varios consejos para cuidar el medioambiente en casa.

Consejos y acciones para cuidar el medioambiente en casa

Te proponemos varios consejos sencillos para cuidar el medioambiente en casa y transmitir valores positivos en ese sentido a tus hijos:

Separa la basura. Desde pequeños es bueno que los niños aprendan a separar los residuos para que se puedan reciclar. Enséñales qué se tira en cada cubo y por qué se debe hacer así.

Usa productos que puedan reutilizarse. Hay muchos productos que se pueden usar varias veces para proteger la naturaleza. Por ejemplo, utiliza servilletas de tela en lugar de servilletas de papel.

Apaga las luces. Parece obvio, pero no nos damos cuenta de la cantidad de veces que encendemos la luz de una habitación que no ocupamos. Acostumbra a tus hijos a apagar la luz y cuando te marches de casa comprueba que todo está apagado.

Consume frutas y verduras ecológicas. Los productos ecológicos cuidan el medio ambiente porque en su producción no se utilizan fertilizantes ni otros productos contaminantes.

Evita dejar los aparatos enchufados. Recuerda que los aparatos que están apagados pero siguen enchufados consumen energía, por lo que es importante desenchufarlos.

Cierra los grifos correctamente. Cuando no utilices el agua, cierra el grifo y controla que no existan fugas.

Utiliza el termostato. Tanto para la calefacción como para el aire acondicionado es necesario utilizar un termostato. El consumo de energía de la calefacción baja cuando reduces en un solo grado la temperatura, y lo mismo ocurre si aumentas la temperatura un grado en el aire acondicionado.

Muévete en transporte público. La contaminación en las grandes ciudades proviene en gran medida de los coches; utiliza el transporte público para desplazarte y ayudarás a cuidar la naturaleza.

Lleva tus propias bolsas al supermercado. Cada vez son más los supermercados que venden las bolsas de plástico para evitar su uso y fomentar el reciclado. Llévate tus propias bolsas al supermercado y podrás utilizarlas varias veces.

Aprovecha la luz natural. Para reducir el consumo de luz eléctrica, abre las ventanas y sube las persianas para que entre la luz del sol en tu casa.

Cambia las bombillas de tu casa. Las bombillas de bajo consumo se calientan menos, consumen menos energía, alumbran igual y duran más.

Recicla todo lo que puedas. Antes de tirar ropa, libros o juguetes, piensa si puedes darles una segunda oportunidad para evitar gastar y comprar todo nuevo. Ahorrarás dinero y protegerás la naturaleza.

Planta árboles. Los árboles producen oxígeno y son esenciales para la naturaleza, así que planta un árbol en tu casa o en la comunidad donde vives.

Como ves, son acciones pequeñas que facilitan el ahorro de energía, el reciclaje y el cuidado de los recursos naturales.

Fuente: UNHCR – ACNUR